Urgencias - Emeergencias vittal Urgencias (011) 4000-8888
Vida saludable: Los tres pilares para lograrla

Vida saludable: Los tres pilares para lograrla


Los pilares para una vida saludable son tres: descanso, alimentación y ejercicio. La cuestión es poner en equilibrio las tres cosas.

1. Alimentación:

El cambio empieza en modificar lo que comemos, haciendo compras de alimentos saludables, dando prioridad a los productos frescos y no procesados.
La mayor parte de alimentos deben ser frutas, verduras y hortalizas, sin dejar de lado la carne y el pescado. Tratando de mantener un equilibrio entre los carbohidratos, proteínas y grasas.
Estos productos deben ser cocinados siempre al vapor, la plancha o al horno, dejando de lado las frituras y el exceso de aceites. Saber cocinar ahorra calorías y mejora el sabor de nuestras comidas.
No debemos olvidar el consumo diario de frutas, verduras y hortalizas; son los que nos van a proporcionar gran parte de las vitaminas, minerales y fibra, nutrientes fundamentales para el normal desarrollo del organismo.
El consumo de fibras es muy importante para regular el tránsito intestinal y dar la sensación de saciedad, lo cual ayudara para no consumir más calorías
En este proceso, el agua debe ser la bebida principal, dejando de lado las bebidas no dietéticas y el alcohol. Se recomiendan 2 litros de agua por día.
Limitar el consumo de sal y azucares, ya que los excesos de estos contribuyen a la hipertensión y la obesidad.
Calorías recomendadas por día: Una mujer promedio, requiere entre 1.800 y 2.000 calorías al día.
Un hombre, en cambio, debería consumir entre 2 000 y 2 200 calorías.

La OMS sugiere comer entre el 20 y 35% de grasas total al día.

2- Ejercicio:

Se recomienda 30 minutos diarios de actividad física, lo ideal es elegir una actividad de nuestro agrado para poder realizarla con agrado a diario y que no se convierta en una tarea de peso y desagrado que nos desmotive.
El sedentarismo tiene que quedar en el olvido, hay que subir escaleras, caminar, andar en bicicleta, todo lo que ponga en movimiento nuestro cuerpo es recomendable.
Esto colabora a reducir el stress de cada día, que suele generarse en el trabajo; a largo plazo genera cansancio permanente y sensación de irritación permanente.

3- Descanso:

Para este punto debemos considerar un buen colchón, ambiente óptimo y dormir entre 7 u 8 horas diarias, siendo esto lo recomendable.
Dejar de lado los hábitos de acostarse viendo televisión, revisar mensajes, etc., estas situaciones entorpecen nuestro sueño.