Urgencias - Emeergencias vittal Urgencias (011) 4000-8888
Diabetes – Tipos, síntomas y recomendaciones

Diabetes – Tipos, síntomas y recomendaciones


¿Qué es la Diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos, y se genera cuando el organismo pierde la capacidad  de producir insulina o de utilizarla correctamente. Esta última es una hormona producida por el páncreas, la cual permite normalmente que la glucosa que se encuentra en los alimentos pase a las células del cuerpo -donde se convierte en energía-, logrando el funcionamiento  adecuado de los distintos músculos y tejidos.

Tipos de diabetes

1) Diabetes tipo I

Se produce cuando el organismo deja de producir la insulina que necesita. Suele aparecer en niños o jóvenes adultos. Las personas con este diagnóstico necesitan inyecciones de insulina a diario con el fin de controlar los niveles de glucosa en sangre.

Síntomas:

  • Aumento desmedido de sed.
  • Sequedad de boca.
  • Micción frecuente.
  • Cansancio extremo/falta de energía.
  • Apetito constante.
  • Pérdida de peso repentina.
  • Lentitud en la curación de heridas.
  • Visión borrosa.

Las personas con este tipo de diabetes  pueden llevar una vida normal y saludable mediante una combinación de terapia diaria de insulina, estrecho control médico, dieta sana y ejercicio físico habitual.

2) Diabetes tipo II

Es el tipo más común y es habitual que se manifieste en adultos. En este caso, el organismo puede producir insulina, pero o bien  la cantidad no es suficiente, o el organismo no responde a sus efectos, provocando una acumulación de glucosa en la sangre.

Las personas con este tipo de diabetes podrían pasar mucho tiempo sin darse cuenta de su enfermedad debido a que los síntomas podrían tardar años en aparecer o en reconocerse, tiempo durante el cual el organismo se va deteriorando debido al exceso de glucosa en sangre. A muchas personas se les diagnostica tan sólo cuando las complicaciones se manifiestan.

Factores de riesgo:

  • Obesidad.
  • Mala alimentación.
  • Falta de actividad física.
  • Edad avanzada.
  • Antecedentes familiares de la enfermedad.

Los pacientes con este tipo de diabetes NO suelen necesitar dosis diarias de insulina. Sí un estricto control médico, medicación oral, una dieta sana y el aumento de la actividad física.

3) Diabetes gestacional

Este tipo se desarrolla sólo en el embarazo y puede causar complicaciones durante la gestación y el parto. Aunque tiende a desaparecer después de dar a luz, es importante estar informadas y saber cómo actuar; para diagnosticarla es necesario someterse a pruebas médicas, ya que se trata de una afección cuyos síntomas pasan desapercibidos para las madres.

En estos casos, los niveles alcanzan valores superiores a los normales, que son menos de 110 mg/dl en ayunas y menos de 140 mg/dl después de las comidas, pero no llegan a ser lo suficientemente altos como para diagnosticar una diabetes crónica.

Factores que pueden producirla:

  • Sobrepeso y obesidad.
  • Tener familiares directos que hayan padecido diabetes gestacional.
  • Tener familiares directos que padecen diabetes de tipo 2.
  • Antecedentes de diabetes gestacional en otros embarazos.

Complicaciones diabéticas

Quienes poseen esta enfermedad corren un mayor riesgo de desarrollar una serie de problemas graves de salud. Pudiendo llegar a afectar al corazón, los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios. Además, existe un  mayor riesgo de desarrollar infecciones.

Recomendaciones:

  • Mantener los niveles de glucemia, de presión arterial y de colesterol cercanos a lo normal puede ayudar a retrasar o prevenir las complicaciones diabéticas.
  • Necesitan hacerse revisiones con regularidad para detectar posibles complicaciones.
  • Un análisis de sangre puede mostrar si posee esta enfermedad.
  • El ejercicio, el control de peso y respetar el plan de comidas puede ayudar a controlar la diabetes.